C/ San José María Escrivá, 9 - Barbastro - (Huesca)
visidecoracion@visidecoracion.es
+34 974 31 03 24
  • Google M
  • Youtube

Archivo mensual: agosto 2013

Aprende a instalar paneles japoneses

Un vídeo tutorial te enseña cómo hacerlo

Si eres del tipo de persona que disfruta con las manualidades o las “chapucillas” de la casa, vamos, si eres el manitas o la manitas de tu familia, esta entrada seguro que te interesa. Se trata de un vídeo que nos enseña cómo instalar paneles japoneses. Lo ha elaborado la casa Destiny and Design, uno de nuestros principales proveedores. A nosotros nos ha gustado, lo encontramos útil y entretenido (como los clásicos, y salvando las distancias, enseña deleitando…)

Pasito a pasito, veréis qué fácil es…

[youtube=http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=ISxHwUgAR8c]

Elegir telas para tapizar

La estética y más

Si en la anterior entrada hablamos de la conveniencia de proteger nuestras sillas, sillones y sofás con fundas, hoy queremos hacerlo sobre el tipo de telas que tendremos que elegir cuando demos un paso más y optemos por cambiar la tapicería de los asientos de nuestra casa.

Sin duda alguna uno de los factores que nos inclinarán por una tela u otra será el que nos guste o no, el que nos cuadre o no con la decoración y estilo de nuestro hogar. Pero otros factores muy importantes que habremos de tener presentes cuando nos encontremos en esta tesitura (y nunca mejor dicho) son:

1º.  Se trata de tejidos sometidos a un fuerte desgaste por el uso continuo que se hace de sillas, sillones y sofás.

2º. No se limpian ni lavan con la misma facilidad y asiduidad que otras telas de la casa.

3º. Los hábitos de la familia: si hay niños o no, si se compone de muchos miembros… Esto nos puede determinar una primera selección por tipo de limpieza (en seco o lavable), por posibilidad de que los asientos sean desenfundables, por su resistencia (lo más aconsejable en caso de que efectivamente tengamos niños en casa), etc.

Siempre es recomendable elegir tejidos de calidad, y en este sentido es muy aconsejable elegir telas que tengan cierta elasticidad, pues han de soportar tensiones considerables. Debe descartarse aquellas que, al tensarlas, o bien se deforman o la trama de hilos se abre. También puede ser oportuno saber si el tejido incorpora tratamientos antimanchas.

En una casa con niños pequeños o con muchos miembros de familia,  es mejor no optar por materiales naturales 100%, ya que son más delicados. En estos casos, como ya hemos dicho, lo más aconsejable es elegir tejidos resistentes y prácticos como la trevira, chenille o loneta. Todas estas se pueden lavar en casa y resultan muy fuertes.

Tejidos como los brocados, damascos y rasos son más apropiados para ambientes elegantes y sofisticados, mientras que los algodones y las lonas (de algodón o cáñamo) se suelen utilizar en ambientes rústicos o modernos.

Muchas de las telas dedicadas exclusivamente a tapicería tienen tratamientos antimanchas, de tal manera que no solo son casi impermeables sino que además muchas de las manchas que se generan habitualmente con el uso desaparecen frotando solo con un paño humedecido con agua.

Una de las opciones más solicitadas hoy en día es la piel ecológica, porque la puedes limpiar con una simple bayeta de microfibra humedecida y la tecnología ha incorporado a este tipo de tejidos  estampados o texturas print animal mezclados con toques metalizados o nacarados, con los que conseguimos un toque sofisticado a la vez de ser muy muy práctico

¿Y cuántos metros debemos comprar? Al igual que para elegir las telas, debemos dejarnos aconsejar por el profesional que nos atienda, pero para aquellos curiosos que quieran saberlo… vamos a poner un poco de suspense… lo trataremos en una entrada próxima.

Protege y renueva tu sofá

Proteger con fundas sillas, sillones y sofás, es quizá una de las ideas más prácticas y recomendables si queremos alargar su vida útil.

Una funda protege las tapicerías de las manchas y la suciedad, se lava fácilmente en nuestra casa y es fácil de poner y quitar. Además, cuando las vamos renovando, le damos un nuevo toque decorativo a nuestra casa y, ¡siempre es más fácil cambiar de funda que de mueble! El mercado nos ofrece las suficientes opciones como para elegir aquella que mejor se adapte a nuestro estilo.

Para las sillas y sillones una de las mejores son las fundas elásticas. Podemos proteger sólo el asiento o ampliar la protección también al respaldo. Y para algo que nos puede parecer tan complicado como un sillón orejero o de relax, también disponemos de fundas perfectamente adaptables y fáciles de colocar.

Para los sofás, podemos encontrar fundas ajustables en todas las medidas estándares, desde sofás de una sola plaza hasta de cuatro. Otra posibilidad de protección son las fundas de sofá con lazos, que le dará un toque más clásico.

Los chaise longue pueden protegerse muy fácilmente con un foulard ajustable.  Sus ventajas son que quedan sujetos al mueble, no se resbalan y protegen las zonas de más rozadura.

Sofá con funda de lazos.

Sofá con funda de lazos.

Toallas de verano

Ahora, en verano, estemos o no de vacaciones, la mayoría de nosotros usamos cada día toallas “de ocio” para ir a la piscina, a la playa, al río… suelen ser toallas específicas para este uso, que normalmente nos gustan con colores llamativos y diseños más atrevidos que los que tenemos en las de baño.

Y lo que también suele suceder es que estas toallas reciban un trato bastante más agresivo de lo normal, pues el contacto con el cloro del agua de las piscinas, el salitre del mar o la tierra del campo no les hace ningún bien.

Veamos pues algunos consejos para lograr que tengan más resistencia a estas “agresiones” y conseguir que nos duren más tiempo.

En principio, lo más aconsejable es que sean de algodón; son las más prácticas, las más resistentes y con mayor poder de absorción.

Si se manchan con hierbas o césped, las limpiaremos a mano frotando sobre la mancha con un jabón de mano. Después las enjuaguaremos con agua fría y lavaremos como siempre.

Si se nos mojan con el salitre del mar o con cloro de la piscina, lo primero es aclararlas con agua dulce para que no queden cercos y ya después proceder a su lavado habitual.

En general todas las toallas piden que las lavemos a temperatura ambiente o mejor incluso en frío, para evitar que se nos encojan. Y que lo hagamos en una colada exclusiva para ellas.

En contra de lo que mucha gente cree, no es aconsejable el uso del suavizante, a menos que el agua del sitio donde vivimos sea muy dura.

Y para acabar, el truquillo final:

Nos ayudará a mantener los colores como nuevos añadir a la cubeta de jabón un buen puñado de sal.

¡Feliz agosto y felices baños!

Cuadros de vivos colores en esta toalla playera de la casa El Trovador

Cuadros de vivos colores en esta toalla playera de la casa El Trovador

Toalla de playa y su bolsa, de El trovador

Toalla de playa y su bolsa, de El trovador